Las ventosas

Las ventosas son un método de tratamiento que consiste en succionar la piel haciendo vacío con el fin de estimular una región del cuerpo y obtener un efecto terapéutico. 

Las ventosas son un método de tratamiento que consiste en succionar la piel haciendo vacío con un frasco, vasija o recipiente, hechos de diferentes materiales, con el fin de estimular una región del cuerpo y obtener un efecto terapéutico. 

La obtención del vacío se realiza generalmente con la ayuda de fuego para consumir el oxigeno dentro del recipiente o la obtención de vacío mecánicamente succionando el aire mediante dispositivos especializados. 

Los principales efectos de la aplicación de ventosas son la activación de la circulación de sangre y energía y la relajación muscular. 

La aplicación de ventosas es un procedimiento que desde hace mucho tiempo se utiliza en nuestro país. Sin embargo, prácticamente se ha abandonado y las nuevas generaciones solo saben de su existencia porque la abuelita lo practicaba. Su utilización al parecer estaba limitada al tratamiento del “aire”, relacionado por lo regular con dolores musculares, por la creencia de que dichos dolores eran ocasionados por la entrada de aire entre los músculos, mismo que se podía extraer por medio de la ventosa. 

En China la aplicación de ventosas es un sistema terapéutico muy desarrollado. 

Existen muy diversas técnicas de aplicación de ventosas y muy variadas  indicaciones. 

En China (Korea, Japón y otros países de oriente) existen vasijas especiales, apropiadas para la realización de este método terapéutico. En general tienen boca ancha y bordes redondeados lo cual permite una mayor área de succión y no lastimar la piel circulante. A la vasija con la cual se realiza esta técnica se le llama ventosa. Puede ser de vidrio, bambú y porcelana. 

Las técnicas comunes de aplicación de ventosas son las siguientes: 

  1. Ventosa única fija.
  2. Ventosas múltiples fijas.
  3. Ventosa movible múltiple.
  4. Ventosa deslizable.
  5. Ventosa sobre agua.
  6. Ventosa con sangría.

El método de aplicación de ventosas que con mas frecuencia se utiliza en la practica clínica de los acupunturistas, es la ventosa movible múltiple. Esta técnica complementa el tratamiento de acupuntura, sobretodo en problemas de la espalda en general (hombros, dorso, cintura) y de la columna vertebral. 

Padecimientos en que con mayor frecuencia utilizamos ventosas son los relacionados con el sistema musculoesqueletico. 

En enfermedades agudas del aparato respiratorio, estimulan una recuperación más rápida. En este caso, por ejemplo, se utilizan ventosas fijas y frecuentemente con sangría. 

En dolencias de las articulaciones, sobretodo en los procesos agudos que cursan con tumefacción y aumento de calor, también se recomienda la utilización de ventosas con sangría. 

Existen ventosas de diferentes tamaños y pueden aplicarse en cualquier región del cuerpo. 

El tiempo de permanencia de las ventosas es corto aunque en ocasiones se puede dejar hasta 10 minutos o mas. 

Otro procedimiento para crear vacío y efectuar un tratamiento similar al de las ventosas es usar un frasco de vidrio o plástico o bomba aspiradora unida por una corta manguera en cuyo extremo hay una campana pequeña. En la base de la campana se abre un orificio de 2-3mm de diámetro para controlar la aparición y desaparición del vacío. 

La aplicación de ventosas para sangrar algunos puntos es especialmente útil en el tratamiento de neuralgia del trigémino.

12 de Abril de 2010

Ir arribaIr arriba